viernes, 17 de julio de 2015

Lo prometido es deuda: crónica de un crucero

Bueno tarjeteras, pues ya que ha descansado una un poco y el viajecito de fin de curso accidentado ha dejado de quitarme el sueño he decidido contaros un poco la experiencia, por encima, que no quisiera aburrir.



Pues el caso es que fuimos dos compañeras acompañando 39 niños, si llegan a venir 2 más habría tenido que venir un tercer compañero porque la ratio por ley es de un profe por cada 20 alumnos, así que íbamos al límite. Desde el principio los alumnos pasaban de nosotras, salvo excepciones que siempre las hay, y aunque el barco tenía normas estrictas con respecto al alcohol y las drogas pues había quién se creía que las normas están para limpiarse el culo. Vamos, que no hacían caso a nadie, ni a los del barco ni a nosotras, viva el libertinaje!!

Tras el primer encuentro con el jefe de seguridad la primera mañana, porque esa noche ya pillaron a una niña de las nuestras con alcohol, los siguientes días fueron más o menos tranquilos. En las excursiones había que ir arreándolos como a ganado y riñéndoles porque llegábamos tarde y se iba el barco sin nosotros, pero al menos en el barco parecía, comportarse. Parecían, porque una de las últimas noches nos llamaron de seguridad porque habían pillado a dos niños con drogas a bordo.

Y nada, que ellos pensaban que no pasaba nada, que las normas son un papel que está para hacer bonito, pero qué va. Pagaron cara la tontería porque los expulsaron del barco, y a mí con ellos porque tenían que ir acompañados por un adulto responsable, y a falta de adulto responsable allí estaba yo.

Total que en el puerto, con las maletas en la puerta tuvimos que encajarnos en el aeropuerto de la ciudad de al lado. Ala, aventura! Y después de medio día en medios de transportes, por lugares que no conocía de nada y una nochecita durmiendo en suelo de aeropuerto, que no tiene nada de cómodo, llegamos al día siguiente a casa. Ellos luego tuvieron que afrontar las consecuencias, yo, mi cama, que la afronté con unas ganas... ni os imagináis!

Yo casi lo sentí más por mi compañera que se tuvo que quedar con el resto de alumnos y chuparse 11 horas de bus de vuelta a casa. Por eso fui a recibirla como se merecía a la parada a los dos días. Allí nos abrazamos con las lágrimas saltadas y los niños que bajaron del bus vinieron con un regalo para cada una, que nos habían comprado en el barco. Un detalle, la verdad. Nos regalaron una pulsera tipo pandora muy mona. La verdad, al menos les dio cosilla haberse comportado tan mal.

Así que ahora las dos tenemos una pulsera que nos hermana, de este viaje me llevo una amiga para siempre, porque de lo malo siempre se saca algo bueno. Y esta pulsera en cuestión me lleva a la siguiente compra, en Showroomprive. Vi los charms estos y los vi más que acertados para comprar dos de cada para que no olvidemos esos días jamás (lo bueno de esos días, lo malo a la basura):

Este venía a huevo, vamos, ni diseñado para nosotras

En este pone live, love, laugh, bonitas palabras y nosotras además profes de inglés, a huevo again

Y la pareja de delfines hasta donde yo sé son símbolo de amistad eterna.

Estoy deseando dárselos y ver su cara!!

14 comentarios:

  1. Jolin con los niñatos, amargando el viaje. Quedate con los buenos ratos, tu amiga de penurias y esa pulsera chula con los charms que son muy originales. Y para otra q vaya Rita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, a mí no me pillan en otra, eso seguro!

      Eliminar
  2. Hola. ir con niños es siempre mucho trabajo y mucha responsabilidad... con ese plan está claro que no pudisteis disfrutar... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mucha responsabilidad, toda na q ellos no tienen t toca tenerla a ti, y así acabó.

      Eliminar
  3. Qué vergüenza. Lo siento por ti, qué pena de viaje.
    De todos modos ahora estamos sufriendo las consecuencias de la permisividad en la crianza de niños. Y encima dirán los padres que es culpa del cole por no enviar a más gente a controlar a sus cabestros. Hay gente que no entiende que en el cole se enseñan conocimientos pero la educación y el saber estar se traen de casa. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo contigo. En el cole se refuerza la educacion que han de transmitir los padres

      Eliminar
    2. Había niños muy buenos y educados, otros que no, y los que me traje de vuelta fueron unos inconscientes más que otra cosa. Pero los había muy maleducados, y el consuelo que me queda es que una vez acabado el viaje quedan para sus padres y que con su pan se los coman.

      Eliminar
  4. Si te sirve de consuelo, me han contado historias más gordas, pero lo cierto es que la adolescencia es una época en la que las hormonas te nublan el conocimiento, y en algunas ocasiones el grupo o el líder te llevan a hacer cosas para autoafirmarte que no habrías hecho nunca por la educación recibida en casa. Me imagino a los pobres padres... Claro que ahí esta la cruda realidad, para ponerles en su sitio, espero que la experiencia les haya servido a todos... Seguro que habrá sido una buena lección.
    El detalle de la pulsera me ha parecido precioso y la idea de los charms buenísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente de que peores cosas podrían haber pasado y me alegro de haber escarmentado con algo así. Hay gente a la que se le muere un alumno y eso habría sido traumático.

      Eliminar
  5. lo lei ayer desde el movil y me quede ojiplatica. ¿que tipo de instituto es? de gran poder adquisitivo, porque un viaje de fin de curso de crucero y con drogas,,,no es por nada, pero yo con 17-18 años, me tomaba una copa como mucho, más que nada por el precio. Seguro que ahora los padres diran que es que vosotras no supisteis controlarlo. Lo pienso y siento vergüenza ajena

    Respecto a la vuelta, si cada 20 alumnos hace falta un profesor, ¿como pudo volver tu compañera sola? deberían haber mandado algun profesor (o padre) a por ellos, y sobretodo a por esas 2 joyitas de niños. La gracia de gastarse el dinero en ir a buscar a sus hijos hubiese merecido la pena

    Lo siento por ti isabella, espero que al menos disfrutes ahora de unas buenas vacaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el instituto hay de todo, niños con muchos posibles y niños con muy poquitos. Hay gente en contra del crucero porque es muy caro y excluye a los que menos tienen pero me da que los viajes se acabaron, los cruceros al menos. Mi compañera pudo volverse con tantos porque no hizo más que sacarlos del barco para meterlos en el bus, como el que maneja ovejas. En fin, ahora a disfrutar de las vacaciones, eso sí, en tierra firme.

      Eliminar
    2. Me parece una pasada los viajes que hacen hoy en dia.

      Eliminar
  6. que lástima que el viaje no haya sido placido, pero lo de llevarte una amiga lo compensa.

    ResponderEliminar
  7. Que bonitos los charms y que oportunos. Espero que te queden solo buenos recuerdos y la anécdota.

    ResponderEliminar